Roberto y Tania García, primeros y últimos líderes

Motor 2000 (Juan J. Alonso)

Segunda etapa intensa, dura y con mucho trabajo para los copilotos, traduciéndose en diversos movimientos clasificatorios que terminaban en los dos últimos tramos con la reconquista del primer puesto por parte de Roberto García y su joven hija Tania, que habían sido los primeros líderes en la jornada del viernes.

Constancia en la regularidad, este y no otro es el secreto. Roberto y Tania estuvieron con su remozado Honda Civic rodando en segunda posición, viendo pasar delante suyo a diversos equipos, que después volvían a caerse en la clasificación, porque con los rutómetros de Jorge Bethencourt no se puede ni pestañear, la atención debe ser permanente, y en esto las mujeres copilotas van un punto por delante de los copilotos masculinos. Y en esto vale apuntar el detalle de que el vencedor en “Biciclómetros”, Roberto Naranjo -otro Roberto- y no es casualidad, también estaba copilotado por una fémina, Cristina Quintana, que de este modo suben muchos enteros las chicas en su cotización deportiva.

Esta mañana salían como líderes Enrique Guerra-Bea Cortadellas (Seat 127) pero les traicionaba una rotonda en Agüimes que aún “estaban buscando” en la llegada final. En el TR9 “Bandama” estaba en cabeza el equipo José Antonio Quintana-Óscar Velázquez (Morris Mini 850) pero los aparatos de medición se quedaban súbitamente sin corriente y el equipo navegando a vela. “Fue bonito mientras duró”, comentaba muy deportivamente Quintana, como consuelo al verse desplazado hasta el 13º puesto de la general...

Después de disputados 8 TR volvían a situarse en cabeza Roberto y Tania, pero desde el décimo puesto remontaban de forma fulgurante Nicolás Sánchez y Juan M. Sánchez con con el Saab 99, que ya se veían como vencedores cuando a solo dos tramos del final llevaban una ventaja de 7,6 puntos al equipo del Honda, pero sendos fallos en las postreras pruebas abrían la puerta a los exquisitamente regulares Tania y Roberto, que logran hacerse la victoria por una mínima diferencia de 2 puntos.

El tercer puesto parecía adjudicado para Kike Álvarez-Chago Díaz con el Porsche 911 SC, pero en la habitual enredina de las rotondas de El Sabinal se formaban tal lío que les costaba 90 puntos y nada menos que trece posiciones, pasando a esa tercera plaza Manuel Hernández-David Bethencourt (Alfa Romeo 2000 GTV) culminando así una continua remontada desde la octava posición.

David Marrero-Sergio Marrero (Seat 131 Supermirafiori) primer equipo tinerfeño, ocupaba la cuarta plaza de la general con una mínima diferencia de 4,3 puntos sobre Luis Miranda-Jorge Vila con el BMW 1602, que a su vez sacaban 2,9 puntos a Sergio González-Jaraba y David Rivero (Porsche 911 SC) un tanto desconcertados porque en determinados sectores no les cuadraban las distancias.

Los ya citados Roberto Naranjo-Cristina Quintana (Seat 127) vencedores en “Biciclómetros”, escalaban hasta la séptima plaza de la general abriendo un abismo de 45,7 puntos con los siguientes de su categoría, Juan Manuel González-Ayrton Pérez (Ford Escort MK I). Entre ambos se situaban Juan de la Rosa-Claudio Martín (Renault R8) y Marcos Espino-Juan Monzón con el Triumph Dolomite Sprint.

Suso Luján y Tino Vega, los líderes del viernes en BC, no tenían hoy la misma continuidad y pasaban a ser cuartos (16º de la general) siendo superados por Gerardo Hernández-Rosa María Marrero con el Mitsubishi Starion Turbo.

Los hermanos Germán y Agustín Rodríguez, unos regularistas de pro, volvieron a sufrir el vapor-lock en la bomba de gasolina del BMW 323i, problema que ya creían tener solucionado, y se hundieron irremisiblemente en la clasificación. También tuvieron bastantes problemas Bentejuí Rodríguez, copilotado en el BMW 320 por su hijo Willy de solo 12 años, con el extraordinario mérito de ser los ganadores en el tramo de tablas, el más difícil de toda la Clásica.

Solo dos participantes en la categoría “Sin Equipos”, confirmando victoria Juan Antonio Guerrero, copilotado por su hermana Luz Marina en el Autobianchi A-112, aunque después del almuerzo en San Bartolomé de Tirajana estuvieron a punto de perderlo todo en uno de esos típicos despistes cuando se compite “a pelo”. Debutando en esta categoría con el Opel Ascona 2000, cumplieron su compromiso Javier Castro-María Betancor.

Finalmente se clasificaban 34 equipos, porque a los abandonos de ayer se sumaban hoy los de Calixto Miranda-Carlos Miranda (Toyota Starlet 1.3 S) que no tomaban la salida por un compromiso familiar, así como los de Jonathan Pérez-Pedro Betancor (Austin Mini Cooper S) y los tinerfeños Manuel G. Monllor-Ricardo Espinosa por problemas técnicos en el Ford Fiesta XR-2. Pese al intenso calor que se registraba en horas de la tarde, especialmente en la zona sur de la isla, las mecánicas resistieron bastante bien en términos generales.

Llegada final en las instalaciones de Mecánica Venezuela (Urbanización Industrial La Paterna) donde equipos participantes y organizadores disfrutaron de la habitual merienda para recuperar fuerzas e intercambiar opiniones, antes de trasladarse al Centro Comercial La Ballena para proceder a la entrega de premios.

La sinceridad de Jorge Bethencourt
En esta charla final, el responsable de organización, Jorge Bethencourt comentaba y además se disculpaba por el error que había cometido con los tiempos/distancias que había consignado en el “tramo-mapa” del viernes, ocasionando un desbarajuste tal que lo más lógico y coherente fue cancelar los cinco tramos restantes.

Cuando alguien, en este caso el organizador de la prueba, reconoce humildemente su fallo, sin intentar colocarnos la versión posmoderna de la Batalla de las Termópilas para disimular torpemente su error, no cabe más que decir “chapeau Jorge”, los hombres se visten por los pies, y son más hombres aún cuando dan la cara y piden disculpas. Como debe ser, y ante ello no cabe más que felicitarte por esa positiva actitud.